11 Razones por las que Fracaso al Intentar Lograr mis Objetivos

Preparar un objetivo es la parte simple del asunto. Identificar los puntos de interés, construir una estrategia creando y recorriendo el camino para concretar ese planeamiento y superar los impedimentos inevitables que surgirán antes de lograr mis objetivos, es una historia alternativa.

Debería ser obvio pero suele pasarse por alto: existen numerosos obstáculos y razones por las que fallamos en nuestra lucha por lograr los objetivos y metas que nos proponemos. Parafraseando al anterior presidente de los Estados Unidos, Teddy Roosevelt:

“No existe algo realmente valioso en el mundo que no represente el resultado de esfuerzo, sarificio y dificultad”.

Sería fácil acusar a los individuos de buscar eludir el tormento y los problemas, justificando en esto la increíble cantidad de objetivos no cumplidos; sin embargo, debe haber más que eso ¿No es así? De hecho, lo hay.

Aquí presentamos las principales razones por las que descuidamos el cumplimiento de nuestros objetivos, así como un par de consejos útiles para ayudarlos a lograrlos y a avanzar en la escalinata hacia el éxito.

  1. Mover el foco de la recompensa al esfuerzo

Considerar el producto final y lograr el triunfo de llegar a una meta, es energizante: “Apenas puedo esperar para conseguir ese puesto” o “Me veré genial descansando en el Caribe”. Sí, son pensamientos que pueden ser motivadores increíbles.

Es muy sencillo comenzar a trabajar rebosante de vitalidad e inspiración cuando nuestro énfasis está en el producto final.

En cualquier caso, nuestra mente se desconecta entre el premio y el esfuerzo aún antes de comenzar el trabajo. Luego del punto inicial del ensueño, comenzamos a concentrarnos en el esfuerzo (el trabajo difícil) que se necesita para obtener esa recompensa. Nos olvidamos del premio o, incluso, lo vemos menos valioso comparado con el trabajo que invertimos en obtenerlo.

La clave es desviar nuestra concentración al premio tan regularmente como sea necesario, con el fin de aprovechar su efecto motivador.

  1. Lograr objetivos que no están definidos o son poco realistas

Objetivos como convertirse en la próxima estrella del Rock, o volverse un Influencer con millones de seguidores, suenan increíble cuando lo imagina o cuenta a los amigos; y, realmente, no tienen nada de malo. Sin embargo, ¿cómo hará que esto ocurra? Sin una definición clara y concisa de los objetivos para lograr estas metas, son solo deseos al aire.

Si nunca ha tocado un instrumento musical, o los únicos lugares donde ha cantado son los karaokes, volverse una estrella de Rock no se ve cercano. Además, convertirse Influencer es un objetivo muy vago si no se especifican algunos parámetros antes.

Darle claridad a esos objetivos definiendo objetivos más pequeños en el camino, algo como “unirse a una clase de canto” o “hacer posteos nuevos cada 5 días” son pequeños, pero significativos, pasos para acercarle a su objetivo general.

Esto le ayudará a concentrarte mientras progresas en la dirección de esos objetivos más elevados; ¡y no olvide listarlos todos midiendo constantemente el progreso! Además, si hablamos de objetivos compartidos, es importante mantener una comunicación efectiva, por lo que no está de más revisar los 5 Pasos para Mejorar la Comunicación Laboral.

  1. Su plato está demasiado lleno : objetivos y planes por doquier

Tener varios objetivos al mismo tiempo no es algo criticable. Por otro lado, tener un número de objetivos que impide empezar y terminar alguno, o dificulta la priorización entre ellos, al final resulta contraproducente. Si siente que no termina las tareas, que no logra establecer una jerarquía de prioridades entre ellas y que no está dando pasos significativos en una u otra dirección, es probable que sus objetivos sean demasiados y estén en exceso diversificados.

A muchos de nosotros nos gusta creer que somos expertos en realizar múltiples tareas – multitasking; sin embargo, la ciencia dice lo contrario. Evite la sobrecarga, aprenda a priorizar y verá cómo logra acercarse a sus metas a un ritmo totalmente nuevo.

  1. La falta de planificación es fatal cuando intento lograr mis objetivos

Todo objetivo requiere de planificación; algunos solo precisan un poco de esquematización; otros, necesitan un plan metódico y estructurado. Si se saltas el paso de la planificación sobre cómo ir del punto A al punto B, lo más probable es que nunca llegue al punto B o que resulte en exceso costoso y/o cansino.

Si desea, como ejemplo, incrementar en 30% la base de sus clientes en un lapso de 12 meses, habrá que preguntarse: ¿Deberé contratar más personal? ¿Los procedimientos que actualmente tengo seguirán siendo de utilidad? ¿Qué estrategia me servirá para cumplir este objetivo? Es crucial plantearse estas preguntas antes de marchar y durante el camino.

  1. Descartar el factor “por qué” quiero lograr mis objetivos

Suponga que consigue una nueva posición pero debe mudarse con su familia a otra ciudad: En el caso de que tenga hijos, es muy probable que pongan mala cara y suelten el inevitable “¿por qué?”. Al que le responden que es debido a que uno de los padres tiene un nuevo trabajo.

Eso es una explicación, pero no es el “por que”.

La mudanza puede significar un salario más alto, lo que redunda en una forma de vida más cómoda y agradable, con la seguridad de vivir en mejores condiciones.

Es muy fácil perder el foco del por qué uno se mueve en dirección a determinado objetivo, deteriorando el impulso que nos lleva a realizar los esfuerzos por conseguirlo. Asegúrese de recordar ocasionalmente el corazón real de la razón de mantenerse en el camino que ha elegido.

  1. Excusas y más excusas que impiden lograr tus objetivos

Todos presentamos excusas de vez en cuando. Crear y listar motivos por los cuales un objetivo no merece ser el esfuerzo o no resulta atractivo es con frecuencia más fácil que ponerse a realizar el trabajo duro. Si bien algunas razones pueden ser legítimas, otras son simplemente evasivas.

Las excusas son un consuelo conveniente cuando se trata de decidir renunciar a un objetivo, pero al mismo tiempo son un paralizador. Si no se mantiene dentro de los límites adecuados, tienen el poder de bloquear cada objetivo que se plantee.

Siempre pregúntese si las razones que está considerando para abandonar justifican la decisión o son solamente excusas.

  1. Temor a fracasar en lograr tus objetivos

El temor al fracaso suele nacer de una búsqueda de perfeccionismo malsano. El no lograr sus objetivos debido a ello resulta frustrante y genera inseguridades para futuros proyectos. Sin embargo, no puede conseguir el éxito sin tomar algún riesgo.

¿La buena noticia? Es que al mirar de frente sus miedos, probablemente, empezará a ver formas nuevas para sortear estas dificultades y pisar un peldaño más en esa escalera al éxito.

  1. Olvidar anticiparse a los obstáculos

Esa meta de oro, con el camino libre y limpio de cualquier impedimento o dificultad, con un planeamiento infalible y a prueba de todo: no existe. Los problemas surgen, y los obstáculos se ponen en el camino… así funciona el mundo.

Si nos olvidamos de planificar y anticipar respuestas a estos obstáculos, les damos la fuerza para paralizarnos e, incluso, evitar que lleguemos a nuestro destino. Construya estrategias y genere incentivos para el tiempo en que las dificultades le desmotiven y ralenticen; le serán de gran ayuda en el camino de lograr esas metas.

Tener un plan A a prueba de balas es un gran respaldo, pero no olvide tener un plan B.

  1. No hay una fecha límite para lograrlos

Sea que esté aprendiendo una nueva habilidad, o quiera convertirse en el nuevo magnate de las bienes raíces: coloque una fecha límite…. ¡¡Y anote todo!! Tiene un incremento de 42% en la probabilidad de lograr un objetivo si lo anota, pero si no le pone una fecha límite será inútil.

¿Por qué un deadline es tan importante para el logro de un objetivo? Le mantiene alerta del tiempo. Imagine que desea perder 5kg de peso, muy bien pero ¿cuándo? Si le pone fecha, por ejemplo para el 31 de agosto, podrá o no cumplirlo, pero tendrá una presión mayor siendo consciente de que el tiempo se está acabando, motivándolo a levantarse y ponerse a trabajar en ello.

  1. Permitir que los detractores le generen dudas

Cuanto mayor sea el objetivo, más personas serán incrédulas sobre sus posibilidades de lograrlo. Es muy sencillo dejarse llevar por esa sintonía de duda, permitiendo que su incertidumbre desvíe o incluso arruine nuestros esfuerzos por lograr el objetivo deseado.

Muy seguido aparecerán “expertos” y amigos, cuyas críticas y negatividad seguro tendrán sus raíces en la envidia. Evite que sus dudas se inserten en su mente; en cambio, utilícelo como combustible motivador para concentrarse en seguir esforzándose hacia la conclusión de sus objetivos.

 

  1. Lograr objetivos: La procrastinación es su peor enemigo

Abraham Lincoln dijo: “Permítame seis horas para cortar un árbol, y pasaré las cuatro primeras afilando el hacha”. Fuera de la considerable cantidad de razones por las que no logramos cumplir nuestros objetivos, ninguna es tan fatal como procrastinar.

No es difícil decirse a uno mismo que seguirá trabajando mañana o, al presentarse una traba, lidiará con ella otro día. Sin embargo, con demasiada frecuencia, lo único que se consigue es apagar la llama de la motivación.

Como analizado por la Harvard Business Review, uno de los mejores enfoques para vencer la procrastinación es comprometerse públicamente. La idea de mostrarse capaz y mantener una imagen de modelo a seguir, mucha veces es potenciador suficiente para focalizar la mente en lograr los objetivos propuestos.

Lograr objetivos rara vez es trabajo simple; es más, la mayoría de los propósitos que nos ponemos en año nuevo tienden a fracasar antes de que llegue Febrero (mira por qué en este post de Metas Personales y Propósitos de Año Nuevo); en otras palabras, lleva bastante tiempo y una tonelada de sudor físico y mental. Ahora que conoce las razones por las cuales el fracaso impide conseguir esas metas, tiene la herramienta para mejorar sus posibilidades de conseguir todo aquello que se proponga.

Si ha llegado hasta aquí, escríbanos un comentario diciendo cuál, en su experiencia, ha sido la razón principal que le ha dificultado el camino a lograr sus objetivos.


Si deseas profundizar en el tema, recomendamos revisar este artículo de la revista Harvard Business Review sobre Por qué debes dejar de ponerte metas fáciles. Seguro te será de utilidad.