Mejora la Comunicación Laboral en 5 pasos

Tener habilidades sólidas de comunicación ayudará en cada parte de tu vida personal y, sobretodo, profesional.

Existen cientos de líderes que dominan el arte de la buena comunicación laboral. Los hay grandes oradores, quienes inspiran a los colegas, y aquellos con la habilidad de dar dirección clara y expresar las expectativas que poseen sobre el trabajo de cada integrante del equipo de trabajo.

¿Qué hace que estas personas destaquen frente a los demás? ¿Qué tienen en común?

Siguen los 5 pasos principales que permiten mejorar tus habilidades de comunicación en el trabajo, y en la vida:




1. Escucha

Fuera de la biología, podemos usar la metáfora de que tenemos dos orejas y una boca para oír el doble de lo que hablamos.

Ser un buen escucha es la mitad de la ecuación para ser un buen comunicador.

Aquellos que escuchan con atención y comprenden,  lograrán responder a las preguntas y corresponder a la persona que tienen al frente.  ¡Cuán más fácil se vuelve resolver un problema cuando ambas partes se entienden,  aún si no están de acuerdo en algún punto!

Seguro te ha sucedido que estás hablando algo y la otra persona te interrumpe solo para terminar tu idea;  o ni bien terminas de hablar,  abre la boca para dar su opinión o sugerencia aún cuando no viene al caso. Bueno,  no seas esa persona.

Trabaja en mejorar tus habilidades de escucha activa , y tendrás el 50% de lo que necesitas para lograr una comunicación laboral efectiva.

2. Conoce a tu audiencia

Saber a quién te diriges es crucial para lograr una buena comunicación.  La forma de interactuar con el gerente es distinta a la que usas para interactuar con tus hijos.  No es que seas una persona diferente,  piénsalo así:

Imagina el lenguaje en términos de palabras y de movimiento corporal que usas con tu pareja;  ahora imagina que lo usas con tu jefe.  ¡Eso sí que lo ilustra mejor!

Asegúrate de que el tipo de comunicación que utilizas se corresponde con la audiencia a la que te diriges.

3. Reduce

El ímpetu de compartir y dar “más de lo que nos piden”,  en comunicación se puede transformar en una verborrea que termina confundiendo a nuestro interlocutor,  en vez de aclarar las ideas cual es la intención inicial.

Menos es más aplica también a estos intercambios.  Intenta ser conciso y a la vez directo con lo que quieres comunicar;  eso no quiere decir que dejes de hablar de cosas triviales,  pero sí que sintetices cuando hace falta hacerlo.




4. Comunica de más

De acuerdo, esto seguro suena contradictorio al punto anterior pero veamos qué significa a detalle.

A lo que refiero es a asegurarse que la otra persona ha comprendido las partes importantes de lo que estás compartiendo.  Esto se puede lograr de forma simple y a la vez efectiva; veamos un ejemplo:

Las empresas suelen ofrecer beneficios para los empleados durante determinadas temporadas del año. Las inscripciones suelen tener un período determinado, son comunicadas mediante un correo electrónico la información del beneficio junto con datos de contacto, por si hay alguna pregunta.

Si se quedan en eso, probablemente la promoción se olvide.

¿Cómo comunicar de más y a la vez ser concisos?

Un pequeño correo recordatorio a medio camino y otro a puertas de la fecha límite. Cortos, concretos y directos, son suficientes para mantener el contacto.

5. Recuerda el Lenguaje corporal

El último componente, y el más crítico, es aquél del que hemos oído hablar antes pero nunca sobra recordarlo de vuelta.

¿Has notado cómo se comporta tu cuerpo cuando estás relajado, en una conversación casual? Estás con las piernas relajadas, seguro con los brazos gesticulando, o sosteniendo una cerveza, pero no cruzados sobre el pecho: una postura de apertura.

Recuerda mantener esta postura en el ambiente laboral (sin la cerveza, seguramente): relaja el cuerpo, mira a los ojos cuando hables, no cruces los brazos o frunzas el ceño, y si hablas ante una audiencia, hazte oír claro y mantente erguido mostrando confianza.

Los mejores comunicadores crean grandes equipos, experiencias positivas con los que interactúan, forman vínculos fuertes en sus relaciones y son cruciales para el liderazgo real.

Hay muchísimas tácticas y técnicas que pueden usarse para mejorar estas habilidades; aquí hemos revisado aquellas aplicables para el espacio de trabajo.

Ahora ve, y comunica tu camino al éxito.


Si deseas profundizar en el tema, puedes leer este artículo de Forbes sobre Cómo desarrollar la Comunicación Efectiva en una Empresa.